octubre 28, 2021968 18 55 55 / 968 18 00 61info@farmaciabelen.comLcda. Belén Pérez Ferrer

EL PARTO

Home / Farmacia / EL PARTO

El parto comienza, por regla general, cuando el bebé está a término, es decir, maduro para comenzar su vida fuera del vientre de la madre.

Se desconocen las causas por las cuales comienza este proceso, pero se sabe que es el bebé quien lo controla y que él envía una señal, probablemente química u hormonal, a la placenta; ésta entonces segrega una hormona que desencadena el parto. Los primeros signos de que el momento se acerca varían de unas mujeres a otras, aunque frecuentemente comienzan con un pequeño dolor en la parte baja de la espalda que puede ser continuo o presentarse de manera intermitente, acompañado o no de contracciones. A esta primera fase del parto, generalmente indolora, se la denomina tranquila y puede aparecer horas o días antes de que se produzca el alumbramiento.
⊗Es difícil saber con exactitud cuándo comenzará. Los síntomas previos pueden variar de una mujer a otra, pero te ayudará saber que:
Las primeras contracciones se producen con intervalos regulares de tiempo, que se van haciendo cada vez menores (primero cada 20 minutos, luego cada 15, cada 10, cada 5).
Un síntoma inicial común es la sensación de endurecimiento del vientre, lo que es en realidad una contracción. En las primeras fases, las contracciones no son dolorosas y se producen esporádica e irregularmente.
Si las contracciones son irregulares y su intensidad, en lugar de aumentar, disminuye a medida que pasa el tiempo, estás sufriendo un falso parto. En el parto verdadero las contracciones son regulares y cada vez más fuertes. A pesar de esto es muy fácil confundir uno con otro, sobre todo si eres primeriza.
Pérdida del tapón mucoso. Sin ningún tipo de dolor notarás que sale de la vagina una sustancia blanquecina con pequeños restos de sangre. Esto no significa que el parto sea inminente; puede producirse horas o incluso días después. No hace falta acudir rápidamente a la clínica, a no ser que la pérdida de sangre sea abundante.
Rotura de la bolsa amniótica (de aguas). En muchos casos, el parto comienza con la rotura de membranas del saco amniótico, dentro del cual se ha ido desarrollando el bebé. Cuando esto sucede, es hora de ir al hospital. A veces esta rotura es violenta y repentina; otras, el escape es parcial y lento; por último, en algunos casos no se produce, y son el médico o la comadrona los que rompen la bolsa artificialmente.
Cuando tras la rotura de membranas se observa que el líquido es de color amarillento, conviene avisar al médico, ya que puede ser inicio de sufrimiento fetal o bebé post-maduro.
Durante las contracciones, es posible aplicar a la madre anestesia epidural, que le ayude a soportar la etapa más dolorosa del parto. También es común practicar la episiotomía, incisión que se realiza en el periné para evitar el desgarro de los tejidos y facilitar la salida del bebé.
Y, aunque estás agotada y dolorida, disfruta: ya tienes a tu bebé contigo.

Consejos recientes
Contacto

Si deseas realizar alguna consulta rellena este formulario. Estaremos encantados de atenderte. En Farmacia Belén, te escuchamos.